[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text][/vc_column_text][vc_single_image image=»600″ img_size=»full» style=»vc_box_shadow_3d» onclick=»link_image»][vc_column_text][/vc_column_text][vc_column_text][/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Misión

El Liceo Antonio Nariño como institución ha escogido la FE cristiana para formar a su comunidad educativa. Por la anterior opción  se ha fijado como misión la formación orientada en principios cristianos por ciclos para jóvenes y adultos, a través de un aprendizaje autónomo como estrategia del aprendizaje significativo a manera de trabajo independiente y con el acompañamiento de docentes altamente calificados en el manejo de la enseñanza formal e informal para desarrollar habilidades y procesos educativos que generen un cambio de actitud para afrontar con éxito los retos y desafíos que exige la sociedad actual, brindando un servicio de calidad proyectada a nivel local, regional y nacional. Para lograr lo anterior se  trabaja con principios que desarrollan los valores relacionados con la búsqueda de la excelencia personal y de una ética en función del crecimiento moral e  intelectual de la comunidad. De acuerdo con estos principios, la persona que busca desarrollar dichos valores debe caracterizarse, en primer lugar, por la honestidad, el respeto, el  Amor, la paciencia, la lealtad y el respeto en todas las acciones de su vida.[/vc_column_text][vc_column_text]

Visión

En el año 2019 el Liceo Antonio Nariño será reconocido como una Institución caracterizada por la calidad tanto en la formación de sus egresados como  en la prestación de sus servicios contribuyendo a una mejor sociedad, generando en los estudiantes un alto sentido de responsabilidad, capaces de desempeñar una labor integral en el campo empresarial y sistemático, siendo creativos, emprendedores, generadores de nuevas y mejores propuestas empresariales y con la formación esencial que le permita continuar estudios superiores.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text][/vc_column_text][vc_column_text][/vc_column_text][vc_column_text]

FILOSOFIA INSTITUCIONAL

[/vc_column_text][vc_column_text]Enmarcadas dentro del postulado bíblico 1 corintios 13:13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el AMOR.Necesitamos llenarnos de Amor para poder guiar a nuestros jóvenes; pues, en nuestra sociedad  existe un gran vacío  por lo tanto es nuestro deber como colegio suplir esta necesitad.

Nuestra filosofía es basada en el Amor de Dios = DIOS ES AMOR[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»601″ img_size=»full» style=»vc_box_shadow_3d» onclick=»link_image»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

LOS VALORES

[/vc_column_text][vc_column_text]

  • La autonomía debe contribuir a la formación integral del estudiante, al desarrollo de sus potencialidades, al mejoramiento de su calidad de vida personal y social, al respeto y practica de valores en especial los relacionados con la ética educativa, procurando la participación de los estudiantes a  actividades que lo lleven a tener iniciativa, innovación, promoción, creación, organización y administración del mundo, en cuanto a su conocimiento tanto académico como empresarial. Además  los docentes tienen la misión de enseñar a aprender a los estudiantes con ayuda de materiales y recursos, por lo tanto, los estudiantes  asumen la responsabilidad de aprender progresivamente por sus propios medios también en lo que parece ser el marco ideal del desarrollo formativo bajo un paradigma único.
  •  La solidaridad permite trabajar en equipo unánime a la misión y visión, en las actividades estipuladas para alcanzar objetivos óptimos,  cooperando con toda la comunidad educativa para conseguir un fin común. Es un valor necesario para acondicionar la existencia humana. Todas las personas necesitan de los demás, por lo tanto es importante aplicar este valor para hacer del mundo un lugar más habitable y más digno.
  • La democracia está plasmada en  acciones como él dialogo, la concentración, la libertad de opinión, el respeto a los derechos  y el cumplimiento de  deberes, en fin  de la construcción  de  una cultura múltiple y plural en donde los derechos  humanos sean el eje fundamental  de nuestras relaciones. Uno de los retos más importantes que plantea nuestra sociedad es el de que la educación y el sistema educativo sean profundamente democráticos en todos sus ámbitos, siendo ésta la única forma de garantizar el derecho de toda la ciudadanía a una educación y común de calidad que contribuya a la cohesión social. Por ello, es imprescindible que la educación se convierta en un espacio de participación y de gestión de toda la comunidad educativa en un marco de concierto global con otras políticas sociales y educativas más amplias. Desde esta perspectiva, la escuela y el sistema educativo han de generar estructuras e impulsar actividades que permitan la colaboración entre el docente y las familias y sus organizaciones y que aseguren la incidencia real de éstas en el gobierno y la gestión educativa. Del mismo modo, la relación entre el entorno y la institución hay que conectarla con la democracia educativa para dar respuestas adecuadas a las necesidades de niños y jóvenes.
  •  La autogestión,  es la gestión con base a recursos propios de la institución, sin injerencia externa. Pretende alcanzar la participación activa de sus integrantes (hágalo usted mismo) y la independencia organizativa o económica (autofinanciamiento).A partir del empoderamiento efectivo de todos los actores de la institución promoviendo creatividad y cooperación como principios, este tipo de gestión busca fomentar el equipo. Considerada como la acción  liderada por los diferentes estamentos y órganos  representativos  encaminan  a buscar  permanentes políticas, estrategias y procedimientos que garanticen la calidad en la prestación del servicio educativo en concordancia con las políticas y fines del sistema.
  • El liderazgo es el proceso de influir en otros, apoyarlos para que trabajen con entusiasmo en el logro de objetivos comunes. Que el Liceísta tenga la capacidad de tomar la iniciativa, de gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar a un grupo o equipo. Es el ejercicio de la actividad ejecutiva en un proyecto, de forma eficaz y eficiente. Esto Implica que haya una persona (líder) que pueda influir y motivar a los demás (seguidores). De ahí que en los estudios sobre liderazgo se haga énfasis en la capacidad de persuasión e influencia. Tradicionalmente, a la suma de estas dos variables se le ha denominado carisma. La educación liceístas quiere formar jóvenes que se destaquen del común, porque se sienten responsables, líderes con visión empresarial y espíritu de superación permanente, protagonistas del mundo y de la historia, que den giros contundentes en el progreso humano y que sean forjadores de ideas plenas en conocimiento y trabajo social.   La virtud de ser líderes es una conformación de los sueños frente a la historia y frente a las necesidades del pueblo.

Finalmente, el Liceísta debe ser ante todo solidario con el otro y debe aceptar las diferencias que existen entre los seres humanos. En consecuencia, todos los estamentos de la comunidad Liceísta  se comprometen con una política de no discriminación por razones de raza, religión, creencias políticas, género, nacionalidad, nivel socio-económico, edad, discapacidad, estado civil, y otras condiciones de los individuos. Así pues, el estudiante Liceísta  forma parte de una comunidad solidaria, unida y comprometida con ideales éticos comunes. Su meta final es trascender los propios intereses y proyectarse a la sociedad en el servicio a los demás.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]